Arriba 
Entrevista
11 de Julio de 2003
Entrevista a Don Eduardo Tagliani (h), Presidente de la Casa de Cultura de Temperley
"Temperley tiene identidad propia"

Por Rolando Osvaldo Ríos

DIRECTOR DE TEMPERLEYWEB

 
El Dr. Eduardo Tagliani en su estudio en Temperley. (c) TemperleyWeb

 

 

 

 

 

 

 

 

La familia Tagliani

Buscando un poco los orígenes de su actividad actual relacionada con la ciudad ¿Qué nos puede contar de los Tagliani que le precedieron, quienes habrán sido sin dudas una influencia muy importante en su forma de ser, pero también en la forma de apreciar los temas vinculados con la ciudad?
Sí, efectivamente. El sentido de pertenencia viene desde hace rato, prácticamente con el origen de la ciudad. Mi bisabuelo paterno llegó desde el norte de Italia, nosotros somos de la zona de Pavia, en el año 1874, por lo tanto yo soy cuarta y mis hijos quinta generación de Temperley.
Es 3 años después de la fundación...
De ahí, aparte del bisabuelo Giuseppe, vinieron otros con el mismo apellido. Es un apellido que tiene arraigo en la zona. Desde Escalada hasta Monte Grande vas a encontrar alguno con mi apellido. La mayoría no tenemos parentesco directo, pero sabemos de nuestras existencias. El bisabuelo era contadino, era campesino, trabajaba la tierra. Después, mi abuelo, o sea su hijo se afincó acá cerca, en la intersección de las calles Colón e Ituzaingó, donde nació mi padre, y compró este predio, acá enfrente a la estación en el año 36, en el loteo de la quinta Sansinena, así que donde estamos conversando es una edificación por supuesto modificada, del año 1938. Así que aún tengo la suerte de seguir estando en mi vida laboral, todos los días, frente a la estación de Temperley, lo que tiene sus ventajas y sus desventajas.


La participación cívica y la identidad

Ellos fueron teniendo una participación bastante activa. Por lo que se conoce, parte de su familia estuvo muy relacionada al Club Temperley o a la Sociedad Italiana...
Hay un tío de mi padre, Don Alejandro Tagliani, que fue presidente del Club Temperley. Giuseppe había sido fundador de la Sociedad Italiana Nueva Roma, que es una de las más antiguas de la zona sur. Y mi padre, un hombre que aún hoy a pesar de sus 78 años, ha pertenecido, fundado y participado activamente de muchísimas instituciones del pueblo. Y bueno, ha sido un ejemplo en eso. Y bueno, nosotros tratamos un poco de seguir ese derrotero, es decir, tratar de trabajar para las cosas del pueblo. Sobre todo de aquél pueblo que uno conoció ¿no? que, en estas últimas dos décadas, diría yo, ha cambiado por el pasaje diario de tanta gente de otros lados. Porque esta estación es uno de los principales núcleos ferroviarios del país y por supuesto es muy importante el trasbordo constante de pasajeros. Eso ha traído que vengan costumbres foráneas al pueblo. Yo recuerdo de chico un Temperley más tranquilo, mucho más barrio...
... más pueblerino ...
Mucho más pueblerino. Y, de aquello lo que aún se conserva todavía creo, en muchos de nosotros, es el espíritu. Han cambiado las formas, el fondo creo que sigue siendo el mismo.
Igualmente ha habido una modificación en las costumbres, en la forma de ver las cosas. La gente ahora es distinta. En ese sentido ¿Qué piensa que pasó en todo este tiempo?, porque hablando del aspecto cívico por ejemplo, yo creo que se toman distinto las cosas ahora, a como se las tomaba antes. Algunas cosas se han perdido...
Mirá, esto daría para charlas durante largas horas, porque yo creo que hay muchas causas de esta consecuencia. En lo general, las cuestiones políticas no han ayudado para La Sra. Amalia Bango y el Sr. Eduardo Tagliani, durante la ceremonia celebrada en la Casa de Cultura en el 9 de Julio de 2003. (c) TemperleyWeb nada. Los argentinos, en general, hemos ido debilitándonos en nuestra identidad. En un país que nunca la llegó a tener formalmente, en los últimos años debido a las cuestiones políticas, llámese irrupción de gobiernos militares, etc. creo que se debilitado muchísimo esto. Y por otro lado, en el aspecto social, a partir de las malas prácticas económicas de ése, esos y otros gobiernos, nos han llevado al estado que todos conocemos. Fundamentalmente han debilitado el eje de la identidad que es la educación y la difusión de la cultura propia. 
Y bueno... los factores externos ya son harto conocidos: la famosa globalización. Cuando yo era profesor universitario ya la venía pregonando desde la cátedra en la Facultad de Derecho. La universalización de costumbres que no nos son propias. La llamada cultura occidental que, en definitiva, es hoy día una cultura anglo-sajona venida a más y que ha sido impuesta en todas las latitudes. Uno que ha tenido la suerte de caminar por distintos lugares del mundo, observa que eso es mundial ¿no?. No sólo le pasa a la República Argentina.

Es un denominador común...
Pero otros pueblos tienen formas de defenderse y defender lo suyo. Por ejemplo, defender el idioma, defender la música propia, defender todo tipo de manifestación cultural. Y a los argentinos, a pesar de que somos harto conocidos en el mundo por nuestra movida cultural, nos falta esa pizca que quizás tengan aún otros países latinoamericanos que defienden a ultranza lo suyo más allá de lo que viene desde afuera. Yo creo que todo es compatible, el tema es darse cuenta. Pero creo que esto ha influido notablemente a nuestra juventud, y eso se suma a la pésima política educativa particularmente a partir del advenimiento de la democracia. Yo como docente también te podría hablar horas de este tema. Creo que eso ha desembocado en una falta de espíritu, una falta de sensación de pertenecer, y en eso estamos sumamente comprometidos los adultos para no perder definitivamente lo que nos puede llegar a quedar de identidad.. Hoy en día los chicos en general, me refiero a los jóvenes y adolescentes, a lo mejor confunden el pertenecer y el ser nacional con una camiseta de futbol, que también es parte de eso, pero no es el todo...
Bueno, de hecho cuando juega Argentina hay muchas más banderas que en un 9 de Julio, por ejemplo... Y pareciera que hoy en día, a raíz de todo esto que veníamos hablando, cuesta más la participación del ciudadano en los temas que tienen que ver con lo que sucede más allá de su propia vereda. ¿Cómo se rescata ese espíritu? ¿Qué se puede hacer para que haya un mayor compromiso social desde lo cívico, por ejemplo?
Bueno, esa es una cuestión clave. Yo, en cuanto a la causa de esa pérdida, prácticamente le asigno el 100% a la política partidaria argentina, de uno y otro color, no viene al caso hacer nombres, ni momentos, ni historia. ¿Por qué? El ciudadano común, el hombre del barrio, el vecino, ha ido perdiendo en manos de grupos partidarios el sentido de la cosa pública. En la época de mi abuelo y recuerdo también de mi padre, cuando él era joven y yo muy niño, la cuestión pasaba por el hecho de que todo es todos y todos lo defendemos y procuramos preservarlo. Eso ha trocado en que el estado comunal, o el provincial, o el nacional es de determinados grupos, entonces se ha perdido el sentido de lo propio, de la cosa pública. Y cuando un ciudadano pierde ese sentido, primero es huérfano de todo tipo de participación, y segundo, siente lo público como una cosa ajena, en manos de otros que, en general, siente que le hacen daño. Entonces, el ciudadano escapa a la participación, le deja de interesar, y aquéllos que provocan esta sensación, se hacen el campo-orégano de la situación. Esa es la situación actual.
Y ¿cómo remediarlo?. Nunca bajando los brazos. Estar en una institución, en otra, en la del barrio, caminar, cuando hay alguna proclama que hacer tipo nota para arreglar esto o lo otro, meterse. Cuando se nos convoca a reuniones de temas comunes, como en los últimos tiempos pueden haber sido lo de las napas acá en la zona sur, o los típicos de la seguridad, que hoy por hoy están de auge, etc, etc. Bueno, tratar de aportar el grano de arena. Cuantos más hagan ese pequeño aporte se podría llegar a reconstruir el tejido social. Vos fijate que yo creo que el futuro está en las sociedades intermedias, en la participación directa del ciudadano y del vecino. No vamos a arreglar el país o la provincia desde nuestras casas, pero sí podemos arreglar la cuadra, podemos arreglar el barrio o inclusive la Comuna, cuando las Comunas sean mucho más pequeñas de lo que lo son hoy en día.



La Casa de Cultura

Usted es una persona que, de alguna manera, se vio en la necesidad de hacer algo en este sentido. Ya nos contó un poco lo que trae de familia, pero aparte Ud. emprendió o se vinculó a proyectos como la Casa de Cultura, por ejemplo. ¿Cómo empezó la Casa de Cultura?
La Sra. Amalia Bango y el Sr. Eduardo Tagliani, durante la ceremonia celebrada en la Casa de Cultura en el 9 de Julio de 2003. (c) TemperleyWeb En eso anduvo bastante mi padre. Un tipo muy idealista. Sintió que le hacía falta al pueblo un espacio para los vecinos antiguos y reconocidos pudieran tener este tipo de manifestaciones, es decir, la preservación de la identidad. Eso fue lo que hizo nacer a la Casa de Cultura desde el punto de vista de la idea. En lo concreto, fue la preservación de los objetos de una colección privada, de la colección de Don Carlos Duchini, que un vecino de esos que han sido ejemplo en el pueblo. Y este hombre desde chico juntaba cosas de diversa índole hasta lograr una colección privada de más de 10.000 objetos, que tenía en su casa. Y siempre había rondado a mi padre y sus amigos la idea de preservar esa colección, donde había objetos de numismática, armas, libros, objetos de arte, de paleontología. Es decir, este hombre de todos lados traía algo, y particularmente del pueblo. Yo, en la casa de Don Carlos Duchini, por ejemplo, pude ver las balas de cañón que, supuestamente, les opusimos a los ingleses en 1806 y 1807. Él contaba -tengo la duda si fue en la primera o en la segunda invasión- cuando desembarcan en Quilmes, avanzan por lo que hoy sería Pasco, para entrar por lo que hoy sería el Puente La Noria, y la primera escaramuza, es decir, donde les hacen ver a los ingleses que podía haber resistencia es precisamente en esta zona...
Eso es algo desconocido...
Sí. No está registrado. Y este hombre afirmaba que ese par de balas de cañón, de las que vemos en los museos, fueron utilizadas en esa escaramuza o más o menos por ahí.


El Municipio de Temperley

Usted mencionaba antes el tema de Comunas más chicas. Me imagino que ése fue uno de los argumentos de lo que derivó luego en el proyecto del Municipio de Temperley...
Sí. Esto venía de lejos. Ya cuando yo era chico, que se le da a este pueblo el carácter de ciudad, recuerdo en aquel momento en las instituciones del pueblo -recuerdo charlas en el Rotary Club local, en la Sociedad Italiana- la búsqueda de la preservación de la identidad. Temperley tiene identidad propia, y la cuestión es cómo cuajar esa identidad en la preservación de la geografía, de los servicios públicos, la prestación de esos servicios, el debido control de las cosas que ocurren... Y desde aquel momento, te estoy hablando de la década del ´60, ya se pensaba en una autonomía en relación al Partido de Lomas de Zamora. Así que, una y otra vez, la idea andaba rondando, pero tomó mucha fuerza a partir de una decisión partidaria del gobierno justicialista a principios de la década del ´90, donde sin decir "agua va" salieron a proclamar las autonomías de Llavallol y de San José. Y Los Sres. Eduardo Tagliani (al micrófono) y Luis Torres, presidiendo el Cabildo Abierto del Municipio de Temperley, en la reunión de Julio de 2000, en el Colegio Belgrano. (c) TemperleyWeb bueno, ahí reaccionó la gente de Temperley, en forma orgánica, y eso dio origen al famoso Cabildo Abierto, que fue una suerte de bisagra en esa historia, porque a partir de ahí la gente tomó conciencia de que nosotros debíamos y deberemos en algún momento en el futuro ser una Comuna propia. Y en ese proyecto partidario del PJ, traído al vecindario entre gallos y medianoche, sus gestores no habían tenido mejor idea de dividir esos presuntos futuros municipios de San José y Llavallol por la vía del ferrocarril. Es decir, la estación de Temperley iba a ser la frontera entre uno y otro. Es decir, definitivamente, partían Temperley como un queso. Justo Temperley que es preexistente a las otras ciudades, y obviamente con una historia, por lo pronto, más lejana y quizás más profunda. Yo no le quito mérito a las ciudades vecinas que también tienen su historia, y también tienen su historia de lucha, pero era una locura que Temperley prácticamente desapareciera. Me acuerdo que una de las cosas que hicimos, fue llevar el eslógan de defensa que era "Temperley no se parte ni se reparte" a todos lados, e inclusive hicimos pintar algunas banderas que la hinchada de Temperley exhibía en los partidos, así que eso fue un hito interesante porque se hizo eco, como dice la canción de Serrat, el de arriba y el de abajo, y todos lo sintieron como propio ¿no?. No importaba la condición, el estado, o las posibilidades.
¿Cuáles son las razones que actualmente se esgrimen para que exista el Municipio de Temperley?
En principio está archiprobado que toda organización comunitaria de menor cantidad de habitantes tiene mucho mejor manejo de toda su estructura y precisamente, lo que te decía recién, de prestación de servicios. 
En segundo lugar, eso posibilita que todos nos conozcamos. Es mucho más fácil ir a tocarle el timbre a un dirigente en el barrio, que puede estar viviendo cerca de uno, enfrente o a la vuelta, que a alguien que uno ni siquiera conoce por su apellido, y que posiblemente tome decisiones siendo de un área geográfica diversa a la nuestra. Banfield por su lado, como Temperley y nuestras ciudades anexas, Turdera, el Barrio San José, inclusive la misma Llavallol, necesitan de la proximidad de quien dirija. Yo me refiero al dirigente y no al funcionario, llámese intendente, alcalde, concejal, legislador, lo que fuere, no importa el nombre en definitiva, sino el hecho de que la representación sea genuina, y fundamentalmente el hecho de la proximidad entre quien administra y los administrados...



Las ONG y la tarea del vecino

Eso ya de por sí, ejerce un control que de otra manera no se puede hacer...
Ninguna duda, ninguna duda. Esto se da de coco con, lo dije al principio de la charla, con la estructura de la política partidaria en la Argentina, por eso yo creo que la luz está en las ahora llamadas ONG. Si la gente supiera y conociera las estadísticas de todo lo que hacen las organizaciones no gubernamentales, desde las más pequeñas e incipientes, como las sociedades de fomento barriales o los famosos comedores comunitarios, o los clubes de barrio, hasta las más importantes, llámese Filial de Greenpeace, o lo que fuere, uno se sorprendería. Son una suerte de red importantísima que, creo, está amortiguando el impacto social del salto al vacío que nos han hecho dar nuestros gobernantes.
Es que, en cierta forma, algunas de esas ONG o entidades intermedias están supliendo alguna tarea por ahí que le corresponde al Estado...
No te quepa la menor duda. Es efectivamente así. Yo trabajando como empleado público en alguna oportunidad de mi vida o por estas actividades sociales o barriales o como se le quiera llamar, lo pude comprobar más de una vez, muchísimas veces. 
Así que la clave es no perder nunca el rumbo de que la lucha está en comunidades pequeñas que pueden ser totalmente autosatisfechas en su estructura, en su funcionamiento, en su prestación de servicios, etc.

Para finalizar, Usted ¿qué mensaje le gustaría dar al vecino, al vecino que quiere una ciudad mejor?
Que no baje los brazos. Que participe en todo este tipo de entidades intermedias porque las hay y muchas. Sólo en Temperley hay más de 200. Que a través de esas entidades intermedias se haga escuchar con las autoridades formales. Te doy un ejemplo muy importante. hace pocos meses atrás, convocó la Municipalidad de Lomas a, entre otra docena más o menos de entidades de la Comuna, a la Casa de Cultura, a los efectos de participar en la opinión, anteproyecto e inclusive, relevamiento, para una Ordenanza que ya está aprobada por el Concejo Deliberante en pro de la preservación de las calles empedradas del Partido...
... de fines del año pasado...
Efectivamente. Y un mes días atrás presentamos, el grupo de entidades, la lista de las calles que creemos que merecen ser preservadas. Y bueno, creo que este tipo de pasos, este tipo de participación, este tipo de compromisos son los que vecino con vecino nos tenemos que dar para mantener viva la sensación esa de que uno está a gusto donde ha nacido, donde vive, donde vive su familia, sus hijos.

© TemperleyWeb, 2003

Click Here!